Empresa de viajes y turismo

Relato de Protagonistas…Gracias Fabián y Coty

La inolvidable experiencia de hacer cumbre en el Cerro Champaquí…una aventura en la que desafiamos nuestros propios límites.
Nos convocó la idea de enfrentar un escenario natural imponente, repleto de historias, desafíos y misterios.
Lo hicimos de la mano de «La Roca X» junto a nuestro guía, Ulises Luna.
Nuestra aventura comenzó el jueves, en Villa Alpina, donde nos reunimos con el grupo en Cabañas Escalante y, entre una grata rueda de mates en el arroyo, comenzamos a conocernos. Más tarde compartimos la cena y descansamos antes de iniciar el primer tramo de trekking.
En el amanecer del día viernes comenzó la aventura dejando los autos en el Portal de ingreso al sendero.
Iniciamos la caminata con las mochilas bien cargadas por un bosque de pinos; mucha naturaleza y una paz que nos envolvía a cada paso.
Más adelante aparecieron las rocas, paisaje que nos acompañaría hasta el Refugio de Montaña de Eugenia González al que arribamos después de ocho largas horas de incesante caminata cuesta arriba.
En medio de las sierras, en plena naturaleza, sin electricidad, con animales de corral como compañía y con un ritmo al que no estamos acostumbrados, sentimos la sensación de estar detenidos en el tiempo.
Una vez instalados, ordenamos las mochilas para lo que sería el ascenso al Champa.
Ante tal desafío, disfrutamos la cena y nos fuimos a descansar temprano.
El sábado nos despertamos con la salida del sol para comenzar el ascenso. Eugenia nos preparó un desayuno digno de guerreros; pan casero con mermelada y té de hierbas de la zona. Lo compartimos casi en silencio, mientras nos disponíamos mentalmente para lo que vendría.
A lo largo del camino nos maravillamos con las pequeñas cascadas del río, los frondosos tabaquillos y el imponente paisaje rocoso que fue fiel compañero de travesía.
Llegó la parte de mayor exigencia, el terreno empezó a ganar cada vez más inclinación, tramos de ascenso sobre roca en escalones y tramos más complejos de piedra redonda suelta.
Cada paso comenzó a sentirse más pesado, por momentos apareció la duda, el enojo, el dolor, la falta de aire; en síntesis, un agotamiento extremo.
En ese momento apareció la fuerza interior, la lucha para no perder la motivación y las ganas de alcanzar nuestra meta. Cada uno enfrentó su propia batalla, fue un desafío personal pero lo afrontamos en equipo.
El esfuerzo nos ofreció su recompensa con vistas panorámicas de sierras, bosques, lagos y verdes valles.
Después de tres horas y media de empinado ascenso, logramos abrazar la gloriosa cumbre. Habíamos llegado al punto más alto de las sierras grandes cordobesas con sus 2790 msnm aproximadamente.
Es una emoción imposible de transmitir en palabras. Lágrimas de felicidad y apretados abrazos, sellaron ese maravilloso momento.
Compartimos el almuerzo y sacamos mil fotos en un feroz intento de inmortalizar el logro de alcanzar la tan ansiada cumbre.
Ulises nos explicó que el nombre Champaquí en lengua indígena significa “agua en la cabeza” y que fue bautizado de esa forma por tener en su cima una hermosa laguna que en esta oportunidad no pudimos apreciar.
Después de una hora en la cima vino la parte más difícil…el descenso. El terreno se presentaba con mucha pendiente, grandes rocas lisas y piedras redondas sueltas; demasiada dificultad para transitar con las piernas cansadas y extenuados por la fatiga.
Nuevamente apareció el trabajo en equipo; el cuidado de unos a otros, el aliento incesante y las bromas que nos distrajeron del agobiante descenso.
Cuatro horas más tarde, llegamos al refugio; la felicidad imperaba en cada uno de nosotros, nos sentimos plenos…lo habíamos logrado.
Después de la higiene y la cena nos dispusimos a descansar para enfrentar el último tramo.
El domingo temprano, apenas salió el sol, cargamos las pesadas mochilas en la espalda y desandamos los primeros 13 km.
Sin bajar la guardia, caminamos durante 7 horas conscientes que la gloria se alcanza al cruzar el portal de ingreso y, como dijo Ulises, la verdadera cumbre está abajo. Sin dudas, él, y el espíritu del grupo, fueron piezas fundamentales para que cada uno de nosotros haya podido cumplir este desafío.
Seguramente, esta aventura quedará grabada en nuestros corazones y este logro nos dispondrá a pensar en las que vendrán más adelante.
Nos queda el orgullo de haber sido parte del más alocado equipo de «La Roca X» que hizo cumbre en el Champaquí en septiembre del 2023.
Nos quedamos con lo mejor de cada uno de ustedes, queridos compañeros de aventura!!!!
Gracias por el aguante, los tendremos guardados en nuestros corazones.
Fabián y Coty.

Trekking Cerro Champaquí. Córdoba. Argentina. Setiembre 2023